A menudo imitados, nunca duplicados, los tambores de Ludwig han sido el estándar de la industria desde 1911. 

 

Escucha cualquier canción de éxito de los años 60 hasta hoy y es probable que estés escuchando un tambor Ludwig.